Germán Santos: ”La gente del barrio se volcó durante mi etapa como presidente”

 

El CF Singuerlín es lo que es hoy en día gracias al constante trabajo de todos los miembros que lo forman. Pero un club como el nuestro no crece de un día para el otro. Para lograr que el proyecto actual sea una realidad ha sido necesario el esfuerzo durante décadas de figuras como la de Germán Santos. Germán es el actual socio nº 8 del CF Singuerlín y es considerado una institución en la entidad. Por los años como presidente, por su innegociable vínculo con el equipo y por ser una de las primeras personas que lucharon por tirar adelante lo que hoy es nuestra segunda casa. Conozcamos un poco más de él y de su historia.

IMG_20170129_141207_opt

ENTREVISTA

¿Cómo comenzó tu relación con el CF Singuerlín? Yo comencé desde el principio del todo. En Santa Coloma había un equipo que se llamaba Baleares y jugaba en un terreno ubicado en la zona del Parque Europa. Un señor que tenía una zapatería propuso a los jugadores de aquel equipo montar un nuevo club y dio de alta el CF Singuerlín en 1957 con mi ayuda. 

¿Cuáles fueron tus primeras funciones en la entidad? Como el presidente, el zapatero que había fundado el club, tenía pocas horas para dedicarse al fútbol yo era el máximo responsable. Se podría decir que yo era el 2º presidente pero acabé tomando las riendas. Cogí experiencia al cargo y desde entonces, hasta la actualidad, he estado en la directiva hasta en cuatro ocasiones. 

Me gustaría destacar el trabajo que hicimos durante los primeros años de existencia del campo de Longarón. La gente del barrio y los miembros del club nos pasamos un verano entero trabajando para vallar el campo. Colaboró con nosotros la empresa de materiales de construcción más grande de la ciudad, que luego se convirtió en patrocinador de algunos de nuestros equipos de fútbol base. 

¿Cómo era la masa social del club durante aquellas primeras etapas? La masa social era muy fuerte. El barrio estaba volcado con el CF Singuerlín y ayudaban con lo que podían. Recuerdo que todos aportaban lo que podían para poder contratar autocares que llevaran a los jugadores a jugar los partidos fuera de casa porque muy poca gente disponía de coche propio. 

¿Cuáles fueron tus objetivos cuando ocupaste el cargo de presidente? Cuando yo fui presidente teníamos menos jugadores y equipos de los que hay ahora. Normalmente había un equipo por categoría pero lo que intentábamos desde la directiva era que fuesen plantillas de nivel. Llegamos a tener un juvenil compitiendo contra Mallorca, Barça y Espanyol y hasta un jugador del equipo de veteranos que había estado en la Selección Española. El nivel era alto y nos esforzábamos por que se mantuviese así. 

¿De que forma seguiste vinculado al club cuando dejaste de ser presidente? Años después de que en 1982 dejara la presidencia me volvieron a llamar y volví a ocupar el cargo hasta 1996. Por entonces el primer amateur jugaba en 1ª catalana y la entidad tenía 435 socios, aunque con la siguiente directiva hubo una gestión bastante mala. Después fui el encargado de Mundo Deportivo para hacer las crónicas del primer equipo hasta que descendieron de categoría. 

Y para acabar, ¿qué piensas del nuevo proyecto de club que se está tirando adelante? Creo que todas las personas que se están encargando del nuevo proyecto sienten el club y eso es muy importante. Algunos han llegado a estar aquí antes como jugadores y les tengo un gran aprecio. Seguro que así las cosas salen bien.